jueves, 6 de septiembre de 2012

PJ para Héroes (II) - Hugo 'El Bajo' y Gui 'el Gordo'.

Bueno, tras tanto tiempo, retomo esta serie de entradas. Vamos con Hugo 'el Bajo', y Gui 'el Gordo'. Los antiguos warhammeros (de la 5ª edición para atrás, aunque con que te guste un poco 'el viejo Warhammer' vale) recordareis a los arqueros de Bergerac, esa versión bretoniana de los bandidos del bosque de Sherwood que contaba incluso con su propio Robin Hood (Bertrand el Bandido) y, como no, con Pequeño John (Hugo 'le Petit', tan grande que sus flechas eran casi jabalinas) y Fray Tuck (Gui 'le Gros'). Estas dos últimas miniaturas siempre me encantaron (de hecho las busco) y voy a transportarlos a Avar. Por que sí, por que puedo.

Ejemplo total de que algunas miniaturas viejas, con un buen pintado,
ganan octavos y molan más incluso que las nuevas. Esta foto son los
personajes de abajo transcurridos unos años... Hugo es barbudo y tiene
principio de canas, y el pobre Gui ha perdido un ojo. 

Hugo 'el Bajo' (Novato)

Este gigantón -pues no hay otra palabra para definirlo- nació en un pequeño pueblo del reino de Boumé llamado Rêv, en la comarca de Cann. Aunque sus padres intentaron que tuviera una vida normal, difícil era para el joven que alcanzó las dos varas antes incluso de alcanzar los quince años, altura que no tardó en sobrepasar. Pero Hugo, en vez de torturarse con lo que algunos pensarían que era una maldición, supo sacar fuerza de su estatura, y él mismo empezó a poner de moda su apodo, 'el Bajo'. Utilizaba su fuerza para ayudar a sus compañeros y amigos, y su pueblo no tardó en adorarlo. Pronto toda la comarca conocía al 'Gigante de Rêv', y quizás su fama fuera el motivo por el que hoy se encuentra de aventuras, aunque Hugo tampoco lo sabe a ciencia cierta. Al alcanzar poco más de veintitantos inviernos -¿En serio, quien los recuerda todos?- llegó a Rêv un monje errante llamado Gui. Más o menos tenían la misma edad, y al monje no le costó nada reforzar las ideas de viajes y aventuras que el propio Hugo tenía en la cabeza. A sus padres, grandes devotos, la idea de que su hijo viajara con un monje les pareció perfecta. Y así pues, tras varios meses de amistad, los dos amigos dejaron Rêv para 'ayudar a todas las buenas gentes de Boumé que necesiten consejo espiritual... y un fuerte brazo', y hoy se los puede encontrar viajando de aquí para allá, extendiendo su fama y su buena reputación entre los campesinos... Aunque eso siempre no agrada a todos. 

ASPECTOS

Alto Concepto: El Gigante de Rêv
El aspecto de Hugo es imponente, y no es difícil que sea más alto y más grande que... casi todo el mundo que conoce. 
Aspecto Problemático: ¿Para que hablar si puedo usar mis brazos?
Aunque Hugo tiene un corazón de oro, los tejemanejes de las relaciones sociales a veces le superan, y piensa que con una buena tunda podría solucionarse todo. 
Otros Aspectos:
- Bonachón
El gigante de Rêv no deja de ser un joven que cree en la inocencia de las damas, la nobleza de los caballeros y el esfuerzo de los campesinos.
- 'No podemos hacer eso, la Gran Madre no lo aprobaría'.
Hugo es ciertamente devoto, y no suele aprobar ningún mal acto, por leve que sea. 
- Pelea como un campesino de Cann
Los campesinos de la comarca de Cann tienen el dudoso honor de ser bastante revoltosos. Durante una época el rey prohibió cualquier uso de armas en dicha comarca tras unos alzamientos que no salieron demasiado bien. Los canneses, ni cortos ni perezosos, empezaron a defenderse usando palos, ramas y sus propios puños, creando una suerte de sucio estilo de pelea dedicado a romper huesos y desestabilizar a sus enemigos. Pronto los problemas eran tan grandes que el mismo rey derogó la ley, aunque los canneses siguieron practicando lo que los otros bouméses llaman 'el sucio arte de Cann'.

ESTRÉS Y TASA DE REFRESCO

Físico oooooo
Mental oooooo
Social ooooo
Tasa de Refresco 7

PROEZAS

Fuerza descomunal (Funciona como Luchador Fiero - Permite usar Fuerza en vez de Puños para atacar)
El Sucio Arte de Cann (Hugo tiene un +1 al ataque siempre que use sus puños desnudos, un palo o una vara)
Constitución fuerte (Funciona como Incansable - Elimina hasta 2 puntos de Fatiga, sobrecarga, etc.)

HABILIDADES

Bueno (+3): Fuerza
Aceptable (+2): Resistencia, Armas Cuerpo a Cuerpo, Supervivencia
Regular (+1): Puños, Encanto, Contactos, Alerta, Armas a Distancia, Resolución 

EQUIPO

Una buena vara de roble casi tan grande como él, harapos de campesino remendados una y otra vez, un arco y flechas, yesca, pedernal y todo eso que suelen llevar los que viajan al aire libre, un pequeño cuchillo (lo que otros llamarían 'espada corta').

Gui 'el Gordo' (Novato)

La historia de Gui es tan curiosa como única. Hijo de un vinatero de reconocida fama, nadie sabe a ciencia cierta por qué eligió los caminos del monacato. Lo más posible es que por devoción, pero Gui tampoco habla mucho de sus primeros años de novicio, ni de su vida pasada. Este orondo joven -nunca tuvo una constitución agraciada- resaltó como gran orador y enorme erudito, pero pronto se notó que su vida no estaba entre muros y claustros. Cuando alcanzó un puesto de relativa confianza en su monasterio, cercano a la región de Grasin, le comentó a su abate la posibilidad de tomar la vida del monje errante, predicador de los caminos. Aunque el intelecto de Gui sería echado de menos, el joven monje causaba más problemas de los que soluccionaba, por lo que su propuesta fue aceptada. Sus viajes lo llevaron por todo el reino, pero cierto día, mientras degustaba uno de los mejores caldos del mundo -según aseguraba un tabernero quizás demasiado orgulloso de su género- escuchó historias sobre el horrorifico gigante de Rêv. Según contaban, era un joven deforme que medía más de tres varas y cuyos brazos se arrastraban por el suelo. Rêv no quedaba demasiado lejos, por lo que sus andares le llevaron hasta allí. No tardo en descubrir lo exagerado de los dichos: Hugo era un hombre normal, alto hasta decir basta y grande como un toro, pero no era el monstruo que todos decían. No tardó en trabar amistad con el joven y, con el tiempo, Gui consiguió convencer a Hugo de viajar para ver mundo. Ya hace bastante de eso, pero ambos compañeros siguen muy unidos y su fama es cada día mayor. 

ASPECTOS

Alto Concepto: Fray Gui el Errante
Si alguna afirmación puede definir a Gui, esta es. Es un devoto siervo de la Iglesia de la Gran Madre y viaja por el mundo difundiendo su palabra. El abate de su monasterio le puso ese mote que rápidamente fue eclipsado por su actual sobrenombre, pero el sigue presentándose así en encuentros formales. 
Aspecto Problemático: Empinar el codo es una afición muy sana, ¿no?
Si algo aprendió Gui de su padre es que beber puede ser una buena solucción para... bueno, para todo. Seguramente su barriga se deba a las grandes cantidades de vino que ingiere, aunque pocos hay que resistan la bebida como 'el Gordo'.
Otros Aspectos:
- Barrigón.
No hay que ser un lince para ver que Gui no es un hombre delgado. Su cara es regordeta, su tripa ancha y su peso, considerable.
- Erudito insaciable
Sólo hay  algo que apasiona a Fray Gui más que un buen vino, y eso es el conocimiento. Desde joven siempre ha tenido la cabeza entre páginas, acompañado de una vela y una copita de vino. El conocimiento le apasiona, aunque desde que ha dejado el monasterio no ha tenido mucho tiempo para dedicarlo a la lectura.
- Testarudo como un asno grasinés.
Gui 'el Gordo' es un tipo firme en sus convicciones, tan firme que muchos dicen que la palabra 'tozudo' se queda corto para él. Cuentan las malas lenguas que su padre lo llamaba 'Rumio' por que es un nombre típico que los grasineses ponen a sus asnos, los seres más cabezones del reino.

ESTRÉS Y TASA DE REFRESCO

Físico ooooo
Mental ooooooo
Social oooooo
Tasa de Refresco 7

PROEZAS

Sanador
Ratón de biblioteca
Doblado, no partido

HABILIDADES

Bueno (+3): Resolución
Aceptable (+2): Academicismo, Investigación, Ciencia
Regular (+1): Armas a Distancia, Empatia, Conocimiento Arcano, Puños, Supervivencia, Contactos

EQUIPO

Varios picheles de hierro, madera y cuerno, su vieja túnica monacal, un pequeño casco (¡tengo que proteger mi cabeza!), arco y flechas, un barril vacío, un zurrón con varios libros. 

Bueno, espero que os hayan gustado estos personajes. 

¡Nos leemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada