martes, 13 de junio de 2017

Decálogo del aventurero con ganas de sobrevivir

  1. Huir siempre es una opción.
  2. El dialogo y la inventiva son tan importantes como saber luchar. 
  3. Prepara los viajes, una mala planificación puede acabar con tu vida igual que el peor de los enemigos. 
  4. Mide tus fuerzas con inteligencia y no subestimes a tus enemigos. Hay desafíos que simplemente no se pueden solucionar con la fuerza bruta. 
  5. Pedir ayuda está bien, pero recuerda que nadie trabaja gratis.
  6. El número es vital, tanto para tus fuerzas como para las del enemigo. 
  7. Revisa el equipo. Nadie quiere enfrentarse a un enemigo con una espada mellada. 
  8. Cuidado con las heridas. Pueden parecer superficiales, pero si no se tratan pueden resultar fatales.
  9. Confía en tus compañeros y trabaja con ellos. Nadie sobrevive a esto en solitario. 
  10. Huir siempre es una opción. De verdad. ¿Por que nadie se lo toma en serio? 
¡Nos leemos!

4 comentarios:

  1. Si los jugadores tuvieran un electrodo conectado que les diera descargas cada vez que el pj recibiera daño ya verías como corrían mas a menudo. Pero mientras sea un ejercicio solo intelectual siempre confías en la suerte y en el pensamiento de que eres inmortal. Vamos que jugando a rol somos eternos adolescentes creyendo que somos inmortales. Y si no ni de coña se iba a meter mi ladrón de 4 puntos de vida en un dungeon justo al dia siguiente de perder un nivel a manos de un muerto viviente. Vamos, ¡ni borracho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí, creo que va por ahí. Pero también es culpa de muchas mesas de juego, que se han acostumbrado a que todos los desafíos estén medidos en base a la capacidad de los PJ... Y como bien leí por ahí, cuando te ponen desafíos en base a lo que puedes hacer solo con tus capacidades no es una aventura, es un examen. Y eso no mola.

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. En mis partidas, jamás le ha pasado algo a los jugadores por lo que este decálogo les fuera útil.

    Jamás.
    Nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces muchas ganas de sobrevivir no tendrían.

      Eliminar